Jorge Chediak – Presidente de la Suprema Corte de Justicia

Jorge Chediak – Presidente de la Suprema Corte de Justicia

Comenzamos QUIEN ES QUIEN a través de DIAMANTE FM 98.7 y TNU. GUSTAVO VANESKAHIÁN quien le habla le saluda y le agradece que una vez más esté junto a nosotros compartiendo este programa. En el día de hoy recibimos al PRESIDENTE DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DR. JORGE CHEDIAK. Gracias por estar en QUIEN ES QUIEN.

  • Como siempre, un placer estar con usted.

  • En la página del Poder Judicial, por lo menos hasta hoy que estamos con la entrevista, hay un relojito que va haciendo una cuenta regresiva y dice como si fuera el comienzo del Mundial de Fútbol o algo así, quedan tantos días, horas, minutos y segundos para que comience el nuevo Código del Proceso Penal, 16 de julio del 2017. ¿Piensa sacar el relojito?

  • Por ahora no. Nosotros, cuando de alguna manera…

  • Le pregunté lo de “sacar”, porque capaz que no arranca el 16 de julio, por eso.

  • No lo sabemos. Cuando planteamos la necesidad de prorrogar por única vez la entrada en vigencia del Código al Parlamento Nacional y obtuvimos que en lugar de febrero fuera el 16 de julio de este año la entrada en vigencia, nos comprometimos como organismo y en lo personal, ante el Senado de la República, a no pedir ninguna prórroga y estar prontos para implementar éste Código éste año en el mes de julio. Para eso hemos trabajado. Ha habido alguna situación superviniente fuera de nuestro control como por ejemplo que no se ha solucionado respecto de los Actuarios y los Funcionarios Judiciales, el larguísimo diferendo salarial que estamos manteniendo desde el año 2011, pese a que hay una sentencia de condena al Estado que ampara a estos funcionarios. Eso ha llevado a que algunas muy legítimas medidas gremiales se estén focalizando por parte de Actuarios y Funcionarios en la capacitación para este Código, en lo que tiene que ver con el Código del Proceso Penal y su instrumentación. Eso ya está fuera de nuestro control.
  • ¿Si eso sigue pasando así usted no llegaría en tiempo y forma para el 16 de julio?

  • Nosotros estamos cumpliendo el cronograma…

  • Nosotros” las autoridades, pero no los funcionarios.
  • La verdadera transformación en la parte de edificios y funcionamiento, debe hacerse en los últimos días, porque nosotros no tenemos dos Poderes Judiciales, uno que funciona hoy con el viejo Código y otro que va a comenzar a funcionar a partir del 16 de julio con el nuevo Código. Hay que hacer la transformación. Los mismos locales, los mismos funcionarios y los mismos sistemas deben transformarse en los últimos días para estar en posibilidades de hacer ésa transformación. Entonces ¿vamos a llegar? En principio sí. ¿Podemos hacer ésa transformación? Si se la obstaculiza no, si no se la obstaculiza sí
  • Pasa por la solución de las medidas gremiales.

  • Sí, la solución de las medidas gremiales. Solamente lo vamos a saber en julio.

  • Los funcionarios dijeron que van a seguir con las medidas gremiales porque el Poder Ejecutivo no accede a pagar toda la condena sino una parte de la misma. Por otra parte la Fiscalía, el Ministerio Público, el Fiscal de Corte, ha dicho que los Fiscales como ha estado armado este tema y sin modificar estas normas, algunos artículos de las leyes existentes, tampoco llegan adecuadamente. Si suma A + B ¿esto no arranca? ¿No llega el 16 de julio?
  • Yo creo que hay una incertidumbre muy grande respecto a la fecha en que se iniciará éste Código. La posición de la Corte está en el sentido de hacer las modificaciones legislativas mínimas indispensables. Creo que siete u ocho artículos es lo que acompañamos.
  • No cuarenta como se presentaron.

  • No cuarenta, porque modificar cuarenta artículos, los tiempos… primero es rearmar el Código. Conlleva implícita una larga prórroga porque los tiempos parlamentarios no permiten estudiar, analizar profundamente y aprobar en las dos Cámaras cuarenta artículos en un tema que llevamos muchos años abordando.
  • Para hacerlo sencillo, la razón del artillero: para el 16 de julio no llega.
  • Yo creo que es muy difícil y hay una incertidumbre muy grande. Nosotros seguimos trabajando y seguimos manteniendo el reloj, viendo cómo evolucionan los acontecimientos.

  • Usted sabe que en un Juzgado Penal va procesado. Dilatoria, imprecisión… Bueno, ésta imprecisión no condena. Pero la pregunta concreta es: ¿el 16 de julio arranca? ¿Sí o no?
  • ¡Es muy difícil…!

  • Si no arranca el 16 de julio entonces ¿comienza otra vez esto de que lo estiramos al 1° de noviembre, después al 1° de febrero… capaz que el 14 de agosto del año siguiente. Y ahí ¿puede llegar a naufragar éste Código?
  • De ahí la reticencia de la Suprema Corte de Justicia a que se empiece a prorrogar. Porque usted recuerda que no hace tanto un Código, realizado también por dos especialistas, uno de ellos también terminó siendo Fiscal de Corte, el Dr. Peri, empezó a ser prorrogado y en definitiva nunca entró en vigencia porque la última prórroga fue sin día sine díe y el Código recibió un entierro de lujo. Nosotros no queremos correr el riesgo de que esto vuelva a pasar.
  • Pero con estas incidencias puede pasar que pase lo mismo que en el Código anterior.

  • Esperemos que no. Nosotros desearíamos empezar con el Código con los defectos que tiene y en forma inmediata ir corrigiendo lo que se necesite, pero no hacer la prórroga. Para no correr el riesgo de hacer una prórroga, para no correr el riesgo como usted dice, de que a la misma le suceda otra prórroga.

  • ¿Qué pasa con las personas que ustedes van a nombrar para qué apliquen éste nuevo Código? Nuevos Jueces, nuevos funcionarios. Si el Código no empieza el 16 de julio, esas personas ¿se nombran, no se nombran…?

  • Nosotros estamos necesitando hoy un refuerzo importantísimo en la Defensa Pública. Así que los sesenta y pico de cargos de Defensores nuevos que tenemos planeado nombrar el 1° de julio representan una necesidad importante y van a venir muy bien para el equilibrio de nuestra Defensa Pública Penal, con lo que hoy es el quantum de la Fiscalía. Así que sí haremos las designaciones y utilizaremos…
  • ¿Aunque no esté vigente el Código?

  • Aunque no esté vigente el Código utilizaremos los nuevos cargos para lo que se requiere, que es la Defensa Penal.
  • ¿Y los treinta Jueces que iba a nombrar, qué hace con ellos?

  • En principio estamos también organizando, porque sino no hay tiempo, la designación de los treinta cargos de Magistrados para el 1° de julio que es cuando nos habilitan los fondos presupuestales. Vamos a ver cómo evoluciona la situación, qué destino van a tener esos Jueces.
  • Pero si este Código se prorroga como estaría aparentemente pasando, quizás nunca se aplique. ¿Qué hace con esos treinta Jueces?
  • Seguramente ahí vamos a tener un problema operativo muy grande, dado que esos Jueces están pensados para la operativa en audiencia del nuevo Código y no para reforzar el funcionamiento de las Sedes, sobre todo las Sedes Penales, con el Código actual.
  • Con todo esto que dijo capaz que le pone una pausa entonces al relojito, en la página, a partir de hoy.
  • Vamos a ver, vamos a ver.

  • Los funcionarios del Poder Judicial, en general hablo, incluyendo a los Jueces en esto, hace tiempo que tienen ese conflicto con el Poder Ejecutivo por la ley que equiparaba los sueldos a los de los Ministros. Y eso desencadenó que se tenga que aumentar salarios que no se aumentaron. Ha habido una sentencia de condena atrás de otra hacia el Poder Ejecutivo, o sea hacia el Estado, el Poder Ejecutivo tiene que cumplirla. Y este Poder del Estado hasta ahora no las ha cumplido ni ha presentado propuestas al respecto. Si a un privado se le ocurre no cumplir con una condena, hay una serie de mecanismos que determinan que termine cumpliendo a como dé lugar. En este caso no se está cumpliendo y hay un conflicto entre Poderes: el Ejecutivo que no cumple y el Legislativo que espera que se cumpla. ¿Qué mensaje cree que se le da a la población cuándo se le condena al Estado a que cumpla algo y no se cumple?
  • En un estado democrático como es el que vivimos, las sentencias judiciales deben cumplirse. Como usted señala, a los particulares los pueden ejecutar. Nos embargan nuestros bienes, los rematan y nos hacen lo que se llama la ejecución forzada. En el caso del Estado, el Estado es inembargable. El Estado está cubierto para este tipo de procedimientos, para el cual ha habido desde siempre modalidades legales que establecen cómo el Estado honra las condenas judiciales en su contra. Hemos señalado también el artículo 400 del Código General del Proceso que establece justamente la modalidad. Desde 1989 ha sido el artículo del CGP más modificado, lo cual habla de que bueno, es un tema álgido, complicado, el hecho de cómo el Estado cumple, en que forma y en qué tiempo, sus obligaciones. Como usted señala, el diferendo se arrastra desde hace siete años. Todas las instancias judiciales han sido favorables a los reclamantes, está firme en todas sus instancias una sentencia de condena que favorece a más de tres mil quinientos funcionarios y Actuarios. Lo que resta es que el Estado cumpla con su obligación, honre la sentencia y pague las diferencias. Ya ha habido un pago parcial, hay que tener claro también que de este 21,6% que estamos hablando se pagó a partir del año 2015, en mi segunda presidencia, sobre diciembre, el 7% y algo. O sea un tercio de las diferencias a partir de diciembre del 2015 ya han sido pagas por este convenio.
  • ¿Pero cómo se resuelve este conflicto entre poderes? El Poder Ejecutivo se niega a cumplir y el Poder Legislativo le dice: cumpla. Nadie puede hacer nada y no pasa nada.
  • Ya no es un conflicto entre Poderes…

  • ¿Cómo que no? ¡Hay un desacato a una sentencia judicial!
  • Bueno, ahí sí lo que tenemos que reiterar una y otra vez: las sentencias judiciales deben cumplirse, no hay ninguna alternativa. Hay que cumplir con las sentencias judiciales.
  • En el caso del particular quedó claro, si no cumple se le obliga. ¿Y acá? Si el Poder Ejecutivo no cumple, no hay nada para hacer.
  • Normalmente, la tradición del Uruguay es que el Estado ha honrado sus obligaciones. A veces tarde porque, bueno, ha habido situaciones particulares de dificultad de Caja del Estado, como fue durante la crisis del 2002.

  • ¿A usted le gustaría tener mecanismos, constitucionales por ejemplo, para obligar a un Poder Ejecutivo a cumplir?
  • Yo creo que los mecanismos están…

  • ¿No precisa nada más?

  • Yo creo que en principio el juego…de las ramas del Gobierno asegura que las sentencias judiciales se paguen. Ha habido algunas modificaciones legales que incluso han sido declaradas inconstitucionales por la Suprema Corte de Justicia, por las cuáles se ha buscado incumplir o diferir el cumplimiento de las sentencias que tengan origen en reclamaciones salariales. Se refiere a las reclamaciones salariales de cualquier funcionario público contra el Estado. Ha habido recientemente una sentencia unánime de la Suprema Corte de Justicia señalando que el artículo 773 de la última norma presupuestal que modifica el artículo 400 es inconstitucional. Eso en relación a un reclamo de funcionarios de ASSE. Totalmente ajeno a este conflicto, pero que ya ha fijado la jurisprudencia de la Corte por lo menos en este caso, sobre la constitucionalidad de este artículo.
  • ¿Usted cree que en lo que resta del período de Gobierno se cumplirá con esta sentencia?
  • Yo creo que sí. porque reiteramos, son diferencias salariales. Yendo a la práctica, a la realidad ¿de verdad, cree que se cumpla?
  • Tengo esperanzas de que sí.

  • Sáqueme la esperanza. Analíceme con realidad esto. No lo sabemos. La misma respuesta que con el Código: no hacemos futurología.
  • Si tuviera que jugar una apuesta no juega a qué cumplen.
  • Si tuviera que jugar una apuesta me abstendría de poner dinero mío.

  • ¡Porque sabe que marcha!

  • No lo sé, no lo sé… Hay que cumplir con las sentencias judiciales y no debería diferirse más ésta situación que reitero, se arrastra hace siete años.
  • Es difícil que se cumpla, como está presupuestalmente el país.

  • Ha sido difícil hasta ahora.

  • ¿Lo invito a una pausa?

  • ¡Cómo no!

  • Compartimos a partir de la misma aquí en QUIEN ES QUIEN con el PRESIDENTE DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DR. JORGE CHEDIAK, recordándole como siempre que nuestro programa se emite los días JUEVES 23:00 HS. A TRAVÉS DE DIAMANTE FM 98.7 y TNU. Pausa y continuamos en QUIEN ES QUIEN.

Continuamos a través de DIAMANTE FM 98.7 y TNU, Nos acompaña en este día el PRESIDENTE DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DR. JORGE CHEDIAK.

En Uruguay se ha comenzado a hablar de situaciones que hasta ahora no se veían, como los ajustes de cuentas. Hace diez o doce años, era impensable que en Uruguay habrían ajustes de cuentas. Y que se dieran en lugares donde cuesta mucho entrar, aún para la Policía, por más que públicamente no se admite. Pero hay lugares que si no van dos o tres patrulleros no se animan a entrar. Y parecía impensable que algún día a operadores del sistema penal, hablo de Jueces, Fiscales, Actuarios, Policías, gente que está conviviendo con éste tipo de ámbitos, un día les pudiera llegar a pasar algo. ¿Estamos muy lejanos de este tipo de situaciones? Esta semana hubo un conflicto en el Poder Judicial, un paro por la lamentable muerte de la Alguacil en San José, que en algún momento se pensó incluso que era un asesinato por encargo. Después el Juez determinó que no era eso, pero se especuló con esta posibilidad como diciendo “está latente esto”. ¿Puede pasar en Uruguay?

  • Poder pasar puede. Es verdad lo que usted señala. El Poder Judicial está de luto, nos ha tocado en carne propia a la familia judicial ésta tragedia. Los uruguayos no debemos volver a cometer lo que los griegos llamaban el “pecado de orgullo”. Cuando yo era adolescente estaba absolutamente convencido que en Uruguay no podía haber un quebranto de la constitucionalidad. Que lo que pasaba en otros países aquí no podía pasar, que no podía haber una dictadura militar y bueno, así nos fue. Uno cree que está exento de determinadas situaciones, determinados quebrantos institucionales, determinadas enfermedades… Uno cuando viaja. muchas veces refuerza ésa situación y dice “¡qué diferente es el Uruguay a las realidades que hoy otras Repúblicas de América pasan….!“ Pero no estamos absolutamente vacunados contra una cantidad de situaciones. Habíamos estado hablando ya de cómo han estado aumentando los niveles delictivos en Uruguay no sólo en número, sino también en violencia, en complejidad. Quizás treinta años atrás era impensable tener Juzgados de Crimen Organizado, sobretodo porque no había, al menos visiblemente, crimen organizado. Y si había lavado de activos no era para nada en las modalidades o volúmenes que se podían tener hoy. Uruguay también se precia, nos preciamos todos, de ser uno de los países con tasas de corrupción más bajas de las Américas. ¿Quiere eso decir que no tenemos corrupción? No. ¿Quiere decir que no hay crimen organizado? No. ¿Quiere decir que no hay lavado de activos? No. Quiere decir que no hay narcotráfico? No. Comparativamente nuestras tasas de delitos de esas características son inferiores, eso quiere decir.
  • Se van dando en nuestro país los pasos que se han dado antes en el mundo, lamentablemente.
  • Yo creo que han avanzado y han empezado a producirse una cantidad de cosas que en nuestra juventud hubiéramos considerado que era imposible que pasaran en el Uruguay. No más allá, el tema que también hemos analizado cuando comenzamos nuestra carrera judicial, allá por 1978: la rapiña en el interior de Uruguay era una cosa exótica. No habían rapiñas en el interior, no existían. Hoy son bastante corrientes en todo el territorio. Quiere decir que como usted señala, no estamos vacunados, no somos inmunes a una cantidad de fenómenos que en la región se dan.
  • O sea, no sería de extrañar que en poco tiempo, este tipo de situaciones lamentablemente de muerte o intento de asesinatos a este tipo de operadores judiciales, puedan pasar en Uruguay.
  • No sería impensado.

  • ¿Lo preocupa? ¿Lo asusta como Juez a usted?

  • Me preocupa, sí, me preocupa. Hay una cantidad de temas que son preocupantes y lo hemos señalado, pero muchas veces las condiciones catastrofistas no acaecen. en Uruguay se vaticinan una cantidad de catástrofes que luego no pasan porque bueno, los uruguayos somos así. Pero hay que tenerlo claro, hay que ser realistas: no estamos exentos de que existan hechos puntuales de corrupción, de narcotráfico, de ajuste de cuentas. De amedrentamiento no sólo a los judiciales, sino a todos los operadores del sistema. Porque somos una sociedad pequeña, pero tenemos todos los peligros que una sociedad democrática debe afrontar.
  • Hoy en la mayoría de los Juzgados del Uruguay no hay policías. Si uno va a un Juzgado por ejemplo, no es como en las películas americanas que siempre hay un policía que hace pasar a la gente y todo eso. En Uruguay, en la gran mayoría de los Juzgados no hay policías. Si alguien quiere intimidar o algo más en un Juzgado, no tiene mayores dificultades para hacer eso…
  • Es verdad, es verdad. Los uruguayos no estamos acostumbrados, fuera de los aeropuertos, a las medidas de seguridad normales en cualquier Juzgado del mundo. O en cualquier centro de oficinas del mundo, donde hay escáners corporales. Hay escáners para los huesos, guardias armados con ametralladoras… Ya no tenemos el arco detector de metales que pusimos en la Suprema Corte de Justicia. Ordenamos retirarlo porque en realidad nunca se usó, jé jé… Terminaba siendo un adefesio que bueno, en un edificio tan lindo no se había adecuado al entorno. Es una característica del Uruguay, gracias a Dios.
  • En este nuevo Uruguay que estamos viviendo ¿pensaría en reforzar la seguridad en los Juzgados?

  • Yo creo que habría que reforzar la seguridad en los Juzgados. La realidad es que el 222 se ha ido acotando cada vez más, las posibilidades de dar la suficiente custodia por parte de la Policía se han ido reduciendo y la Suprema Corte de Justicia no ha podido obtener custodias policiales suficientes, ni siquiera pagándolas. Ni siquiera corriendo con el costo de ése servicio…
  • ¿Cómo hace para garantizar la seguridad, con este nuevo Uruguay que estamos viviendo?

  • Tendremos que seguir reforzando las cuestiones tecnológicas, las cámaras, los escáners…
  • ¿Y si no pasa algo sigue el 22 en los Juzgados, no le queda otra?

  • Hay algunas sedes, por ejemplo las sedes penales, que hay necesariamente custodia. Y debe haberlas.

  • Que son la minoría de las sedes.

  • Son la minoría de las sedes. En las otras, donde no hay custodia, gracias a Dios no ha habido necesidad de la misma.
  • Finalmente. Se habla de Justicia Restaurativa. Esto es que cuando una persona se encuentra culpable de determinado hecho no pague necesariamente con cárcel, sino que de alguna forma se pueda suplantar el pago de su culpabilidad con algún otro tipo de elementos. Concretamente acerca de algunos delitos como los accidentes de tránsito, los que se llaman homicidios culposos: ¿necesariamente las personas tienen que ir presas como pasa en el Uruguay?
  • El perfil de quien realiza la violación de la ley penal, sin dolo, simplemente por accidente, falta de previsión, por culpa, se adapta perfectamente a esta nueva modalidad de la Justicia Restaurativa, porque sí tiene las oportunidades de cumplir medidas alternativas, realizar trabajo social. De alguna manera tratar de reparar quizás no en lo puntual de ofensor a víctima, pero sí a la sociedad repararle el daño causado. En otro tipo de delitos, como los delitos dolosos, se vuelve extremadamente difícil. Es más bien una cuestión teórica, difícil de realizar en el Uruguay.
  • En los casos de culpabilidad que hablábamos por ejemplo un accidente de tránsito, usted si fuera Juez ¿a esa persona la procesaría con prisión?
  • Creo que en el caso de los delitos culposos no corresponde el delito con prisión. Aspiramos a que una vez entre en vigencia el nuevo Código del Proceso Penal, esperemos que el 16 de julio o sino el 1° de noviembre, éstas situaciones no se den. Los delitos culposos son el ejemplo de Cátedra de esperar necesariamente el Juicio en libertad. De aplicar la presunción de inocencia…
  • Las medidas que le son aplicables en el momento de la cárcel, a un conductor que viene manejando y sin querer atropelló a alguien.
  • Creo que… ahí volvemos, sería el sistema ideal que usted planteó, de las medidas alternativas a la privación de libertad en los establecimientos carcelarios. Porque el perfil no se adecua al perfil delictivo doloso y parece en muchos casos un despropósito que quien sufre un accidente con un resultado trágico de lesionar, mutilar o privar de la vida a alguna persona, deba necesariamente cumplir prisión preventiva o una condena de privación de libertad.
  • ¿Hay que enseñarle a la sociedad que la cárcel no arregla todo?
  • Tenemos que cambiar una cantidad de percepciones…

  • Hoy hay un accidente de tránsito y ya es todo un problema si no lo encarcelan… Digo este tipo de delitos, en otro tipo de delitos obviamente no. Pero ¿hay que enseñar eso a la gente?

  • Yo creo que sí. Hay situaciones extremadamente dolorosas, aflictivas, donde parece que la única respuesta del sistema es la privación de libertad. Como usted lo ha planteado, si quien fallece a raíz de un accidente de tránsito es por ejemplo un niño, sería un escándalo en la percepción ciudadana que quien cometió ese homicidio culposo no sea privado de su libertad. Pensarían que no se ha hecho justicia, que el sistema no funciona, que el Estado en realidad no hace nada para defender a los ciudadanos. Y a lo mejor pese a todo sí fue un accidente. Obviamente no hubo intención de matar de ningún tipo, hubo desaprensión, hubo negligencia y el resultado fue espantoso, pero hay que ser muy cuidadoso con la privación de libertad. Y utilizarla cuando corresponde. Alguna de las modificaciones que se pretenden para la entrada en vigencia de éste Código es que una vez que hay condena, si se debe cumplir la condena de privación de libertad en delitos por ejemplo la corrupción, el lavado de activos, las rapiñas, etc. No puede haber, eso tiene que quedar claro, penas de papel, porque si no decae la confianza en el sistema. Podemos esperar el juicio en libertad, pero una vez que hemos sido condenados ahí sí en la mayoría de los casos, en los delitos dolosos, hay que cumplir la privación de libertad.
  • En los países donde se desarrolla mucho la Justicia Restaurativa inclusive, la víctima y el victimario, cuando hay chance de que se junten, se juntan para ver cómo se resuelve el tema.
  • Sí… si la víctima está de acuerdo. Muchas veces se considera que si la víctima tiene algún contacto con el ofensor, es una suerte de relativización. a lo cual la víctima se resiste con todo derecho. Entonces es también un mecanismo muy acotado, porque muchísimas víctimas no quieren tener nada que ver, ningún contacto con quien les ha violado sus derechos. Habría que seleccionar cuidadosamente las situaciones, contar con el asentimiento de la víctima y quizás empezar alguna experiencia en tal sentido. La experiencia siempre es acotada porque le reitero, la mayoría de las víctimas no quieren, no desean ningún tipo de contacto más allá del que tengan que tener durante el proceso con los victimarios.
  • ¿Más cárceles no es la solución para Uruguay?

  • Uruguay necesita construir más cárceles porque no hemos hecho desaparecer el hacinamiento carcelario. En alguna imagen que hemos utilizado y a veces ha sido objeto de bromas, hemos dicho que en realidad “el hotel tiene todas las habitaciones llenas y algunas tienen más huéspedes de las que deberían tener”. No hemos logrado la situación ideal de tener el número adecuado de internos en cada establecimiento carcelario, para lo cual el establecimiento fue diseñado. Es cierto que ahora se aumenta en dos mil plazas la capacidad disponible del Estado por el nuevo establecimiento de Punta de Rieles, pero eso lo único que hace es abatir, ni le diría a cero, nuestro nivel de hacinamiento. Pero inmediatamente va a estar lleno. Vamos a seguir sin plazas disponibles. Para quiénes cometan delitos de aquí en adelante deberemos seguir la política de construir establecimientos carcelarios. Por lo que decíamos, hay algunos establecimientos, sobretodo parte de los más grandes, que deberían ser dados de baja y sustituidos por establecimientos modernos.
  • SEÑOR PRESIDENTE DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DR. JORGE CHEDIAK, gracias por ser parte de QUIEN ES QUIEN.
  • El agradecido como siempre soy yo.

  • Gracias también a usted por acompañarnos en un programa más. Le recordamos que como siempre, QUIEN ES QUIEN se repite los días VIERNES 10:00 DE LA MAÑANA EN DIAMANTE FM 98.7

Dios mediante entonces nos encontramos en un próximo QUIEN ES QUIEN.

GUSTAVO VANESKAHIÁN quien le habla le saluda, le recuerda que eso, ya es historia.