Verónica Alonso – Senadora – Partido Nacional

Verónica Alonso – Senadora – Partido Nacional

Comenzamos QUIEN ES QUIEN a través de DIAMANTE FM 98.7 y TNU. GUSTAVO VANESKAHIÁN quien le habla le saluda, le agradece que una vez más esté junto a nosotros compartiendo éste programa.

En el día de hoy recibimos a la SENADORA VERÓNICA ALONSO DEL PARTIDO NACIONAL

Gracias por estar en QUIEN ES QUIEN.

  • Gracias Gustavo, como siempre un gustazo estar acá.

  • Usted trató en algún momento de acercar al Presidente de la República Tabaré Vázquez con el Senador Luis Lacalle Pou, de alguna forma intentando limar esas diferencias que aparentemente hay y por las que aparentemente nunca se han reunido, por lo menos hasta el día de hoy. Mientras usted intentaba eso, el Frente Amplio sacaba una declaración diciendo que la oposición desestabiliza la Democracia. Inclusive en alguna sesión del Senado usted llegó a hablar de que hay que tener el título de dignidad para moverse en política. ¿Se están rompiendo códigos en el relacionamiento entre Gobierno y oposición?
  • Bueno, yo creo que no. Y aspiro a que no. Y siempre soy la que de hecho a pesar de haber sido criticada en mi propio partido por algunos compañeros, sigo creyendo en el diálogo, en que hay que tender puentes. Por supuesto que en esto se necesitan de dos para jugar ¿no? Y necesitamos ahí sí, de la madurez de todo el sistema político, que creo que falta. Y creo que es lo que hace que la gente ya cuando escucha a los políticos, cambia de canal. La verdad que muchas veces terminamos desilusionando a la gente por éstas actitudes a veces demasiado mezquinas ¿no? Donde lo único que se busca es a ver cuál es el rédito político individual y personal, en función de la ambición que cada uno de esos jugadores políticos tiene. Cuando la gente eligió cuando puso su voto es para que le resuelvan gran parte de los problemas que tiene. Ehh… ¿se ha deteriorado la convivencia democrática entre Gobierno y oposición? Yo creo que hay algunos puntos en los que se prenden determinadas luces, pero en un país como el nuestro creo, nunca hay que dejar de apostar a que esa convivencia democrática se fortalezca, más allá de pensar distinto.
  • A ver. Hablar de desestabilizar la Democracia ¿no es romper un código?

  • Es fuerte, es muy fuerte. Y de hecho yo fui muy crítica y mis palabras fueron en ese sentido cuando hice referencia a ese tema y en particular al tema del Vicepresidente Sendic. Porque no es la oposición la que desestabiliza una Democracia cuando el Vicepresidente por la institucionalidad que representa por ejemplo, le miente a la ciudadanía. O sea: esas cosas son, entre otras, desestabilizar. Por el respeto que tenemos que tener hacia…
  • ¿Se desestabiliza la Democracia con lo que hizo Sendic?

  • Bueno, yo creo que no fortalece que una institución como la Vicepresidencia de la República no enfrente a la ciudadanía y diga la verdad. Este… debilita. ¡Sin duda que se debilita!
  • La Democracia.

  • ¡Ah, no tengo dudas!

  • ¿Y puede seguir un Vicepresidente en el cargo, si debilita a la Democracia?

  • Emm… no me corresponde a mí. Seguramente eso le correspondía o le hubiera correspondido al Vicepresidente tomar esa decisión. Si hubiera sido yo habría tomado otro camino.
  • O sea, usted hubiera renunciado.

  • Yo hubiera tomado otro camino.
  • ¿El de la renuncia?
  • Seguramente.

  • ¿Cómo se zurce, cómo se arregla éste vínculo? Uruguay siempre se jactó, siempre se caracterizó porque Gobierno y oposición podían hablar. Sacarse la foto todos juntos era una característica de Uruguay. Hoy esas fotos cada vez son menos

  • Yo siempre digo que a mí me hace sentir muy orgullosa ver la foto de los ex Presidentes…
  • Eso no pasa en ninguna parte del mundo.

  • En ningún lugar del mundo.

  • Creo que en Estados Unidos una vez se dio eso.

  • Cada vez que voy a algún lugar siempre hablo y hago referencia a esto. Cuando viajo, desde el punto de vista social o políticamente, hago referencia a eso, con orgullo de lo que somos. Y una de las cosas que me pasó Gustavo, es cuando conocí y vi (por haber ido) el proceso venezolano ¿no? Al volver de Venezuela y ver lo que viven los venezolanos, que viven en una polarización donde el odio se imparte desde la propia clase política y es muy difícil que el pueblo no se termine matando, una de las cosas que dije fue: “aprendamos a cuidar lo que tenemos”. No alcanza con ser buenos hablando, hay que hacerlo con los hechos. Esto es, primero que nada tener la actitud de tender la mano. También del otro lado tienen que aceptar eso, porque hoy la pelota está en la cancha de la fuerza política que gobierna. Y esa es mi actitud de la semana pasada por ejemplo, cuando fui a hablar con el Ministro Bonomi al llevarle dos propuestas concretas para mejorar el sistema penitenciario. A ver, yo soy muy crítica de Bonomi. Y lo sigo siendo. Pero también entiendo que no quiero esperar al 2020, cuando pretendo que haya un cambio de gobierno, para ver si hay soluciones. Puedo tomar dos caminos: seguir criticando (y la gente vuelve a cambiar de canal, porque dice “éstos no solucionan nada”) o intentar, por lo menos, acordar en algo.
  • O sea, usted discrepa con la estrategia de los líderes de su partido, que es criticar a Bonomi.

  • Es que yo he discrepado…

  • Tanto Lacalle Pou como Larrañaga…
  • Es que así se lo trasmití. No sé si la palabra es discrepar, intenté conversar…

  • le pidieron la renuncia a Bonomi.
  • Claro, no. Intenté convencerlos cuando el Presidente Vázquez llamó a una mesa de diálogo. Intenté convencerlos porque creía que tenía que convencerlos, que en el principal problema que tienen los uruguayos tenían que estar los principales interlocutores. Algunos me dijeron: “no es para la foto”. Más allá de la foto, es importante decir: “nosotros estamos acá porque creemos que éste es el camino, porque en Uruguay puede resolverse de esa forma”. A ver Gustavo. Uruguay es un país que tiene problemas, todos creemos que es un país que hoy tiene problemas. Pero tiene problemas solucionables. No son problemas geográficos, étnicos, religiosos, de terrorismo, no vivimos en medio de una selva como puede pasar en Brasil. Somos tres millones de habitantes. Entiendo las reglas de juego, pero más allá de la mezquindad, tenemos que tener la capacidad de encontrar la solución. más allá de las diferencias.
  • Ahora, la mezquindad ¿está solo en el Frente Amplio?

  • No, yo cuando digo eso es todo el sistema político.
  • ¿Incluso el Partido Nacional?

  • A ver. Voy a una cosa concreta. Tiene que ver con las propuestas. A veces se presentan equis cantidad de propuestas sobre un tema. Sobre la Educación o en general. Y quedan ahí, porque no se presentaron al interlocutor válido. Se presentaron a la prensa. Y quedan a través de un medio de prensa, como decía, equis cantidad de propuestas. Creo que eso no es sincero. Si yo quiero que algo salga y que mi trabajo valga la pena, señor: voy hasta el lugar donde está el principal responsable, en éste caso el Ministro Bonomi. A llevarle una propuesta concreta, que es “los presos tienen que trabajar”.
  • Bueno, pero el Partido Nacional también puede caer en mezquindad política.

  • El Partido Nacional ha presentado durante éste tiempo una gran variedad de propuestas, pero esto también pasa en nuestro sistema como producto de las mayorías: las mayorías absolutas han limitado el sistema democrático.
  • ¿Usted aspira a que este proyecto se lo voten?

  • Yo pretendo que el proyecto me lo voten, incluso el Ministro me dijo que están elaborando una Ley de Empleo Penitenciario que iría en la misma línea. El otro trabajo que tengo que hacer en el Parlamento es hablar con los distintos interlocutores. No con los de mi partido a los que tengo que convencer y por supuesto son más fáciles de convencer. A los de las otras fuerzas políticas.
  • Usted no pide la renuncia de Bonomi en ningún momento.
  • No, ahora no la pedimos. Nosotros dijimos sí, que creíamos que la gestión del Ministro se había agotado, que podía ser un buen Ministro, quizás como cuando fue Ministro de Trabajo. No sé si recordarás cuando la Senadora Topolansky dijo que Bonomi podía volver al Senado. Nosotros hablamos de generar un Ministro de consenso.
  • Y tampoco tuvo el apoyo de Lacalle Pou y Larrañaga.

  • Está bien. En éstas cosas uno trata de buscar dónde están las soluciones. Creo Gustavo que así es mi trabajo. A eso me debo y creo que es lo que esperaba la gente o por lo menos es lo que yo esperaba de los políticos cuando fuimos electos.
  • ¿Cómo se afrontan esos golpes o esos rechazos del propio partido?

  • Jé…a ver. Vos estás generalizando, no es el partido. Son algunos compañeros que pueden entender una forma distinta de entender y de encarar la política. Esto tiene más que ver más con una cuestión conceptual que con las propuestas concretas. Pero con las propuestas concretas podemos estar en desacuerdo, de hecho el Frente Amplio tiene visiones diferentes en muchas propuestas o en muchas ideas. Todo tiene más que ver con una cuestión conceptual de cómo nos paramos nosotros como oposición.
  • Está, pero ¿se banca cualquier golpe…?
  • No, no… sin duda. Nosotros hemos sido muy firmes. He sido tan firme, que frente a discrepancias acerca de que yo me sentara a la mesa con Vázquez que como yo creo que ese es el camino a llevar adelante por más que cueste sentarme con el Presidente de la República a hablar de un tema que trasciende las banderas políticas, me voy a sentar igual. Y eso no significa no ser mujer de partido, yo soy mujer de partido. Pero también creo que mi partido, así me lo enseñaron, es un partido de hombres y de mujeres libres.
  • Tiene espalda muy dura, entonces…

  • Jé, jé .. ¡Está bravo, está bravo empujarme…! A pesar de ser mujer. Cuando se dice que las mujeres son el sexo débil, no es verdad. Las mujeres estamos preparadas ya de por sí, Solamente el hecho de generar vida, de dar la concepción, nos genera una fortaleza que te puedo asegurar, es difícil doblegarnos y es difícil golpearnos.
  • Este Proyecto de Ley que presentó establece trabajo obligatorio para los presos. ¿Una Ley puede obligar a trabajar a un preso?
  • No. Es verdad que no es constitucional. Es lo que dice la ley, vamos a aclarar, porque quizás se genera una confusión. Nosotros establecimos una Ley de Empleo Penitenciario.
  • Hoy hay.

  • Hoy existe para los condenados. Hoy en nuestro país hay once mil cien presos, en todo el sistema penitenciario. Y ese número sigue creciendo. De esa cantidad de reclusos, sólo cuatro de cada diez son condenados, el resto están procesados. Hoy están obligados o por lo menos se establece el trabajo, para los condenados. Yo cuando estuve en las cárceles empecé a recorrer. Fui al COMCAR, que reúne el 35% de la población carcelaria, es decir, más de tres mil quinientos presos. Y ahí la situación es muy diferente, aún adentro del propio COMCAR. Uno ve los módulos de máxima seguridad, el 8, el 10, el 11 y ve una situación de trato inhumano, donde hay violación de derechos humanos, donde los presos no ven la luz, no hay agua, no hay luz, no hay situación de vida ni siquiera para un animal. No hay posibilidad de rehabilitar a nadie ahí. Pero en el mismo COMCAR está el Polo Industrial. Ahí hay quinientos presos que trabajan ocho horas, reciben un salario, aprenden un oficio, que les sirve no solamente ahí adentro, sino para el día de mañana, cuando salen. Tienen un hábito, generan una convivencia completamente distinta. Ese es el camino, los presos tienen que trabajar.
  • Usted establece el trabajo obligatorio.

  • Nosotros lo que establecimos, lo dice el artículo, es: modificar unos artículos de la ley de los años ’70 y ’84 que dice: “el trabajo es un derecho y un deber”. Lo que establecemos es que los presos tienen que trabajar ocho horas. Nadie está diciendo que le vamos a poner una orden: “tenés que trabajar”. Seguramente no va a tener los beneficios de aquél que dice “sí, trabajo”. Hoy se establece redimir penas entre otras cosas.
  • Tiene menos días de cárceles hoy.

  • Exactamente. Lo que también planteamos es que también tengan determinados beneficios.
  • ¿Por ejemplo?

  • En mayor cantidad de visitas, en… determinada cantidad de beneficios que habrá que analizarlos con el Poder Ejecutivo, porque esto también hay que conversarlo con el INR, el Instituto Nacional de Reclusión, para ver cuáles son los mecanismos de esos beneficios, sobretodo conociendo el funcionamiento de allí. Lo que está claro es que el camino es la rehabilitación. Ésto tomando en cuenta Gustavo, que hoy en nuestro país el índice de reincidencia de la población carcelaria es de casi el 70%. Para ser más precisos: 67,5%. Es decir, casi siete de cada diez, vuelven a reincidir. ¿Qué tenemos que hacer nosotros? Bajar esa reincidencia. Seis mil quinientos presos por año vuelven a salir a las calles, vuelven a estar en las calles y a convivir con nosotros. Vuelven a convivir con tus hijos, con nuestros padres, con nuestros hermanos… ¿Cómo hacemos para que ésas personas vuelvan a convivir de la mejor manera?
  • O sea, acá va a haber una serie de castigos en éste Proyecto de Ley, para el que no quiera trabajar.
  • Bueno, yo lo manejaría desde el otro lado. Va a haber una serie de beneficios para el que quiera trabajar. Yo creo que acá el castigo no tiene que verse como un castigo, Éste es un tema complejo, sabés. Muchos me dicen ¿por qué defendés a los presos? Yo no estoy defendiendo a los presos. Estoy diciendo: “nosotros necesitamos curar”. Las cárceles muestran la derrota de una sociedad, lo enfermo que estamos como sociedad. ¿Cómo hacemos para curar eso? Y que eso no termine siendo también algo que nos afecte como sociedad. Y además al Estado, es algo que nos cuesta la vida…
  • Usted no quiere el “hotel” gratis.

  • Yo quiero que cada uno trabaje. Como trabajás tú, como trabajo yo y como trabaja cada uno de los que nos está mirando.
  • Lo que se genere con ese trabajo ¿va para el preso o para el Estado?
  • Lo que se genera con eso, hay un porcentaje que establece una Ley, no este Proyecto, va para resarcir a las víctimas de la delincuencia. De hecho es muy poco, porque hoy son muy pocos los presos que trabajan. Llegan apenas al veinte y poquito por ciento.
  • Está, pero en este Proyecto no se amplía ni nada de eso…
  • Nosotros no hablamos desde la cuestión económica. Tomamos una Ley general: si entra al Parlamento una Ley que sea del Poder Ejecutivo, tratar de buscar por ahí cuáles serían esos beneficios. Pero sí hay una Ley que establece que parte de ése dinero va a resarcir a las víctimas de la delincuencia. Y también tiene que ver con un ingreso. Mirá, me contaba un preso del COMCAR, que trabaja en el Polo Industrial, que una de las visitas fue un día era su hija. La hija chiquita. Y él le compró con su dinero (en el COMCAR hay un autoservicio) un helado. Eso genera también el sentir que se puede. Porque muchas veces los dejamos para un costado, son depósito… no sirven para más nada. Delinquieron, atentaron contra la vida y la propiedad, entiendo el dolor de mucha gente.
  • ¿Hay gente que no debería salir de la cárcel?
  • Ah sí, yo creo que sí, Hay gente que no debe salir de la cárcel.
  • ¿Habría que poner cadena perpetua en el Uruguay?

  • No, no. No puede salir de la cárcel por un montón de complejidades y patologías. También digo, no todos van a poder trabajar. De los once mil cien presos…

  • Pero… ¿perpetua en ningún caso?

  • No, no creo. No creo. Creo que se puede recuperar y rehabilitar a pesar del dolor. Pienso como madre ¿no? Aún en el dolor más…no tendría ése sentimiento.
  • ¿La invito a una pausa?

  • (…)

  • Continuamos a partir de la misma aquí en QUIEN ES QUIEN con la SENADORA VERÓNICA ALONSO del PARTIDO NACIONAL recordándoles como siempre que el horario principal de emisión de nuestro programa es los días JUEVES 23:00 HORAS por DIAMANTE FM 98.7 y TNU.

Pausa y continuamos en QUIEN ES QUIEN.

Continuamos en QUIEN ES QUIEN a través de DIAMANTE FM 98.7 y TNU, nos acompaña en este día la SENADORA VERÓNICA ALONSO DEL PARTIDO NACIONAL. Senadora, usted el 26 de mayo del año pasado estuvo en nuestro programa y decía que si la gente quiere, usted sería candidata a Vicepresidente o a Presidente de la República, que además no tendría ningún problema en competir con Jorge Larrañaga en las elecciones internas y eventualmente con chance de ganarle. De eso ya pasó un año, me imagino que después le habrán hecho unos cuántos comentarios y usted habrá analizado varias posibilidades. Yo le voy a hacer un juego político y usted va a ver si me lo sigue o no. Primera opción: usted es candidata a Presidenta y gana la interna. No hay ninguna duda, está contenta me imagino, ¿Quién va de Vice?

  • ¡Já, já…! Ésos juegos tuyos… A ver, quién va de Vice. ¿Por qué nos anticipamos tanto? Estamos

  • Salvo que usted me diga que juega para perder y bueno ahí sí, está bien…
  • Pero todavía nadie dijo que voy a jugar, ni pa´ perder ni pa´ganar.

  • Pero el año pasado dijo que si la gente quería. ¿O la gente no quiere?

  • Bueno, eso dependerá de lo que diga la gente. Hay gente ya que en ésas encuestas muestra que hay posibilidades de una mujer y para mí eso tiene un valor muy importante.
  • Que se llama Verónica Alonso ¿sí?

  • Que pueda desafiar ¿no?
  • Perfecto. Si eventualmente gana la interna: ¿quién va de Vice?
  • Y, aquél que haya obtenido el segundo lugar en mayor caudal de votos. Gustavo, como concepción, creo que también te lo dije en aquélla entrevista, seguramente lo recordarás: yo creo en las fórmulas que vienen desde la gente. No creo en las fórmulas digitadas. Creo en el valor o en el poder que nos da el voto de cada uno de los ciudadanos. Para mí eso es lo más importante. Después, las personas son circunstanciales.
  • Bueno, pero la decisión es clara: si Verónica Alonso gana la interna, el Vice es el que salió segundo en votos.

  • Ah, yo creo que sí. Yo creo que eso es lo que legitima a un dirigente. Y es lo que da poder fuerte a una fórmula: el apoyo popular. Nada más importante que el apoyo popular.
  • Podría ser Lacalle Pou o Larrañaga.

  • Bueno, no sé quiénes van a estar. Yo estoy en un escenario hipotético… Que tampoco, estás haciendo un juego..
  • No tendría problema en hacer una fórmula con ellos
  • No, no tendría.

  • Muy bien, vamos al segundo escenario.

  • No pongas eso que después aparece en las títulos: “Verónica Alonso dice …”
  • Segundo escenario: no le sale, por poquito, por mucho, por lo que sea, en lugar de salir primera sale segunda. Hay alguien que es el candidato del Partido Nacional y le dice: “Verónica Alonso, queremos que usted salga Vice”.
  • También desde una cuestión conceptual, yo voy a estar Gustavo, en cualquier lugar. En el décimo, en el quinto, en el segundo o en el primero, dependiendo primero de lo que diga la ciudadanía. Segundo, para tirar del carro y lograr que mi partido gane, en cualquiera de los lugares. Y tercero ¿para qué? Porque esto no tiene que ver con “a ver donde Verónica se acomoda, si menganito o zutanita se pone en el segundo, en el tercero o en el primero”. Es para qué voy a ocupar ése lugar. Para mí ésa es la pregunta más importante; para qué querés ocupar el segundo o el primer lugar. Eso es lo que me gustaría contestar. Creo que se puede transformar al país, estoy segura que se puede. ¿Desde qué lugar? Y, yo lo voy a hacer desde cualquiera porque ¿sabés qué? Quiero a mi país. Mi país es lo más lindo que tenemos, aunque hoy no es el que me representa o el que me hace sentir, sobretodo pensando en mis hijas. Así que no estoy pensando tanto en los lugares y creo que la gente no está pensando tanto en los lugares. Creo qué ésas preguntas o las respuestas que vos esperás le importan a un anillo muy chiquitito, que tiene que ver dónde se ocupan o dónde se sientan. No creo que ése sea el problema de la gente.
  • O sea que si Lacalle Pou gana la interna, usted no tiene problema en ir de Vice.

  • Jé, te gusta! ¡Te encanta…”
  • ¡Para transformar el país!

  • Sin duda. Vuelvo a decir: no tengo problema de estar en el lugar que decida la gente.
  • La llevo a la tercera, ésta no le va a gustar mucho.

  • Sí…

  • No gana la interna, no le ofrecen la Vice, quiere seguir transformando el país ¿qué hace? ¿Abre su lista al Senado?

  • Ehh…voy a tratar de generar todo lo que pueda para hacer crecer al partido y eso implica continuar con lo que vengo haciendo: fortalecer una estructura nacional. Yo creo que no es momento ni para listas al Senado. Los que están sólo con la calculadora electoral, pensando en listas al Senado, no están pensando en transformar al país. Están pensando en listas al Senado. Lo de la lista al Senado me importa tres pepinos y lo digo así con todas las letras: me importa tres pepinos. De verdad, no estoy pensando en eso. Me interesa cómo hacer para incidir, cómo tener un gobierno que yo creo va a ser un gobierno de coalición y éso va a ayudar a ésa primera pregunta que tú me hacías respecto a la convivencia y la fortaleza democrática, donde todos podemos de alguna manera levantar nuestra voz, tener voto e incidir en las cosas que tenemos que cambiar. Si es en dos o tres listas al Senado, en el tercer lugar o en el segundo, yo voy a estar. Porque esto también lo elegí para mi vida. Estoy convencida que se puede.
  • El Senador Larrañaga en una nota que posiblemente usted haya leído, en Búsqueda del 15 de mayo, dijo que dentro de Juntos, que es ésta nueva idea que él tiene de transformar Alianza Nacional en una agrupación más importante o más abarcativa, aseguró que no se imagina una suerte de competencia electoral. Traducido es así: no hay posibilidad de competir estando dentro de Alianza Nacional o dentro de Juntos.
  • Yo creo que lo que pueda generarse en ése espacio que no representa Lacalle Pou, el sector Todos, lo que pueda hacer crecer, me parece que es bueno. Porque yo creo que ésa pata, que es una pata mucho más de centro, mucho más popular del parido, que algunos le llaman Wilsonista o cada uno se identifica en función del tiempo, de la época…
  • ¿Es menos “pituca” ésa pata?
  • Yo no le pondría, porque también es como ponerle…

  • Se habla de pitucos, por eso le digo.
  • Sí, capaz más de fútbol, carnaval y medio tanque…Yo no sé, no le pondría una etiqueta a eso. Lo que sí digo es que todo éste espacio me parece importante que crezca. Después, expresiones de candidaturas o lo que tú decías recién del Senado, me parece que viene después. Lo importante es hacer crecer ésa pata que va a hacer crecer a todo el partido.
  • Pero usted no va a poder crecer dentro de Juntos, por éste cierre de puertas que le hace Larrañaga…

  • Bueno, si no se da dentro de ése espacio, yo creo en el espacio progresista dentro del Partido Nacional.

  • ¿Se define como progresista?

  • Ah, yo creo que en muchos temas sí, me hace sentir más identificada. De hecho yo tengo muchos puntos de acuerdo con varios frentistas. Emm…no con los radicales.

  • Usted con Mujica coincidió en que las empresas privadas no puedan financiar partidos políticos, por ejemplo. ¿Coincide con Mujica en más cosas?
  • No, en muy poquitas. Te diría que en ésa y quizás no muchas más. Si hay alguien con quien más bien no he coincidido, es con Mujica.
  • ¿Coincide con quien? ¿Con Astori entonces, en algunas cosas…?
  • Bueno, en algunas cosas, con los sectores más moderados. No sé si Astori es la persona. Pero con los sectores más moderados hemos encontrado puntos de acuerdo. No es “todos los frentistas hacen todo mal”. De hecho, el país ha crecido en muchos aspectos y se ha deteriorado, Ha crecido económicamente y se ha deteriorado socialmente, pero no por culpa de los frentistas solamente. Por responsabilidad de algunos que no han manejado ni los recursos ni las herramientas. La herramienta más importante que tiene el Gobierno es el Ministerio de Desarrollo Social. Es la herramienta política por excelencia, que se ha politizado, pero es la herramienta política por la que podés dar dignidad. Podés recuperar socialmente, genuinamente, a mucha gente. Entonces, yo no estoy en contra de todas las cosas que han hecho los frentistas. Estoy en contra de muchas cosas que no se han hecho bien.
  • A ver si la traduzco. Usted quiere ser la izquierda dentro del Partido Nacional o el progresismo dentro del Partido Nacional?
  • A veces las etiquetas de izquierda vs. Derecha no me hacen sentir muy cómoda. Si quiero y comparto con muchos que son de izquierda, el concepto de Igualdad. También comparto el concepto de Libertad. Y también comparto el concepto de Justicia. Entonces yo ahí estoy con una pata dentro de la Igualdad que consideran muchos de izquierda, pero también el concepto de Libertad que consideran muchos de derecha. Es bastante relativo y entreverado eso de ponernos etiquetas de izquierda vs. derecha. A algunos les ha servido eso, a mí no me aprieta. Puedo coincidir. Y creo que el concepto más importante es “necesitamos dialogar, necesitamos llegar a resultados”. Para llegar a resultado el camino es “sentémonos muchos en una misma mesa y pongámonos de acuerdo”. Pero que no se transforme simplemente en una foto. Que se transforme en resultados concretos para la gente que espera por nosotros.
  • SENADORA VERÓNICA ALONSO DEL PARTIDO NACIONAL, gracias por ser parte de QUIEN ES QUIEN.
  • Gracias Gustavo, un gustazo.

  • Gracias también a usted por acompañarnos en un programa más. Le recordamos como siempre que QUIEN ES QUIEN se repite los días VIERNES 10:00 DE LA MAÑANA EN DIAMANTE FM 98.7

Dios mediante entonces nos encontramos en un próximo QUIEN ES QUIEN. GUSTAVO VANESKAHIÁN quien le habla le saluda, le recuerda que esto, ya es historia.-