General Guido Manini Ríos – Comandante en Jefe del Ejército

General Guido Manini Ríos – Comandante en Jefe del Ejército

Comenzamos QUIEN ES QUIEN por DIAMANTE FM 98.7 Y TNU, GUSTAVO VANESKAHIÁN quien le habla le saluda, le agradece que una vez más esté junto a nosotros. En el día de hoy recibimos al COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO GRAL. GUIDO MANINI RÍOS, gracias por estar en QUIEN ES QUIEN.

  • Gracias a ustedes por la invitación.

  • Creo que es la primera nota que le hacen en un programa de televisión y radio a la vez ¿no?
  • Sí señor.

  • Bueno, entonces gracias por esa primera nota. Vamos a comenzar por algo que está pasando en el norte de nuestro país, que lamentablemente se está repitiendo porque la naturaleza ya ha sido alterada (obviamente por nosotros los seres humanos) y eso ha llevado a las inundaciones que están padeciendo allí nuestros compatriotas. ¿Cómo ha evaluado el Ejército éstas tareas de apoyo que viene realizando y cómo ha evaluado usted las tareas del Ejército para apoyar a éstos compatriotas?
  • Sí, lamentablemente los desastres climáticos son cada vez más frecuentes y afectan cada vez más a nuestra población. El Ejército Nacional es sin lugar a dudas un baluarte, un soporte básico del Sistema Nacional de Emergencia y como tal actúa. Yo diría sin temor a exagerar que el Ejército constituye la columna vertebral del sistema. Particularmente eso es visible o claro cuando hay una emergencia imprevista, algo que ocurre sin mucho aviso. Por ejemplo en éste momento hay inundados, evacuados, en Bella Unión, en Salto, en Paysandú, pero eso en cierta medida fue anunciado porque la Represa de Salto Grande lleva datos y va previendo a qué metraje va llegando el río tal día, tal hora y ya se prevé a quiénes hay que evacuar, digamos. Más o menos se puede planificar ése tipo de acción. Pero hay oportunidades en que el aviso no es tan claro y con tanta anticipación. Nosotros tenemos dos hechos que son claros en éste sentido, que marcan lo que estoy diciendo. Lo imprevisto que fue la creciente inusual que hubo en la madrugada del 22 al 23 de diciembre de 2015 en Artigas, A las diez de la noche no había ningún evacuado y a las seis de la mañana había ocho mil evacuados. En la atención de ésa emergencia el Ejército fue fundamental. Es decir, en algo que no estaba previsto hubo que acudir a una institución que estuviera a disposición, a la orden, en ése momento. Y el Ejército, sin desmedro de otros actores que por supuesto participaron, fue fundamental en su contribución para que ése día no hubiera víctimas fatales.
  • O sea, para ustedes si no había Ejército, habían muertos ése día.

  • Al menos hubiera faltado la institución principal que ése día contribuyó a sacar la gente de apuro de sus casas.

  • ¿El costo son vidas humanas?

  • Claro, el costo pueden ser vidas humanas. Artigas reconoció eso, de tal forma que un par de meses después el barrio más afectado, el Barrio Rampla de Artigas, le hizo un homenaje al Ejército. Cerró la calle, entregó diploma, hubo aplausos, Banda de Música y todo. Demostrando el reconocimiento de la gente a la actuación que tuvo el Ejército ése día. Otro hecho emblemático como ése fue el día del tornado de Dolores, que fue un hecho también totalmente imprevisto. Y bueno, antes de la hora de ocurrido el insuceso, ya habían efectivos militares patrullando las calles…
  • Porque habían empezado algunos hurtos, también.

  • Claro, eh…

  • Personas que se aprovechan de la desgracia.

  • Habían empezado algunos saqueos y bueno, el Ejército estuvo presente ése día. Yo remarco que antes de la hora ya había gente, siendo que en Dolores no tenemos Cuartel. El Cuartel más cercano está en Mercedes.

  • ¿Ustedes se están preparando para éstas cosas?

  • Bueno, el Ejército tiene una misión fundamental, que habla de la defensa de la soberanía, de la defensa de la frontera, de la defensa de los recursos naturales, para eso se prepara permanentemente. Prepararse para eso quiere decir organizar la gente, preparar los Jefes a todos los niveles. Jefes de grupo, de sección, de compañía, de batallón. A todos los niveles hay una Escuela de Jefes que son los que se preparan para comandar a sus fracciones. Se preparan para actuar en conjunto, es decir, con sus Estados Mayores. Se preparan para una eventual defensa del territorio. Por aquello de que quien puede lo más, puede lo menos. Al estar preparado para ése tipo de acción, estamos preparados en realidad para todo tipo de emergencia o de cosas imprevistas. Puede ser una inundación, un tornado, un incendio o lo que sea. Lo que nos da la preparación no es que nos preparemos especialmente para la emergencia, estamos preparados tal vez para algo mucho más abarcativo y más grande.
  • O sea, ustedes están preparados para la guerra.

  • Ése es el quid de cualquier ejército del mundo: prepararse para la guerra.

  • Usted dice que quien se prepara para la guerra, para todo lo demás está automáticamente preparado.
  • Exactamente. La guerra tiene muchas connotaciones. No significa en éste caso pelear contra el Ejército Brasilero, contra el Ejército Argentino, sino para cualquier acción imprevista que pueda afectar nuestra soberanía. Puede ser una organización menor, puede ser cualquier cosa que en realidad impida a nuestros poderes legalmente constituidos, electos democráticamente, aplicar la Constitución y la Ley a lo largo del territorio.
  • ¿Incluye si hay terrorismo, usted?
  • Sí, por supuesto. El terrorismo es una de las preocupaciones que hoy tenemos y cada vez se demuestra más con lo que está ocurriendo en el mundo, la importancia que eso tiene.
  • Usted en su discurso el 18 de Mayo, en alguna medida sugería que Uruguay no estaría libre de un acto terrorista. Es decir, no hay lugar en el mundo en que no pueda darse algo de esto.
  • Bueno, yo creo que nadie en sus cabales hoy puede decir que estamos exonerados de sufrir un acto terrorista.
  • Inclusive a Uruguay, un país pequeño que no tiene tanta trascendencia a nivel mundial…

  • El acto terrorista lo que busca muchas veces es lo mediático, los titulares en la prensa mundial. Puede ser lo mismo atacar el territorio de un determinado país en Europa que atacar la Embajada de ése país en Montevideo. Puede ser y uno lo sabe este… Ojalá que nunca ocurra.
  • ¿Ustedes monitorean ésa información, para prevenirse?
  • Nosotros tratamos de tener la mayor información posible de acuerdo a nuestros recursos, intercambiando información con Agencias de otros países, que tienen más información al respecto, porque lo siguen más de cerca al tema. Tratamos de estar siempre lo más alertados posible para prevenir una acción de éste tipo. Nadie puede decir hoy que en Uruguay nunca va a pasar, sería una irresponsabilidad total decirlo.
  • O sea , ustedes se preparan como si fuera a pasar esto.
  • Por supuesto que sí.

  • Ahora, si países como Estados Unidos, Francia, Inglaterra no logran prevenir esto y hemos visto en éstos días todas las cosas que han pasado ¿cómo Uruguay podría prevenirlo?
  • Bueno, ésos países no logran evitar la totalidad de los atentados y sufren uno cada tanto. Nosotros no sabemos cuántos están evitando todos los días, no lo sabemos. Pero es evidente que están trabajando y muy fuerte en ése sentido. Nosotros lo que tenemos que evitar es que acá ocurra, pero nadie puede decir que ellos no están evitando atentados. No los evitan todos, siempre alguno ocurre.
  • Cuando ustedes han tenido éstas intervenciones ayudando a personas que han sufrido inundaciones o inclusive ayudando en la recolección de residuos en Montevideo (y también lo han hecho en lugares del interior) ¿cómo perciben a las personas que los ven a ustedes hoy? Y hablamos en ésta semana en particular que se cumplen cuarenta y cuatro años del golpe de Estado en nuestro país.
  • Bueno. Son temas disímiles, que no tienen mucho que ver uno con otro. Yo hace pocos días estuve en los lugares donde hay inundados. Estuve en Bella Unión, estuve en Salto, fui a las unidades militares, pero también fui a ver donde estaban los evacuados, hablé con los evacuados, con varios de ellos. En Bella Unión, en Salto y unánimemente todos reconocen la acción del Ejército. Si hay una palabra que se puede emplear para definir la actitud de la población con el Ejército es ésta: reconocimiento, agradecimiento. Acerca de todo. La comida: excelente, en buenas condiciones, caliente, Sobre la atención: la premura con la que fueron atendidos, etc. etc. Incluso en el Cuartel de Salto, ahí donde estaban cocinando para mil y pico de personas, había un gran pizarrón, llamémosle un cuadro de orden, donde estaban pegados con tachuelas todos los agradecimientos de la gente sacados de las redes. Eran decenas y decenas de agradecimientos. En Bella Unión, Salto y Paysandú hubo miles, miles de evacuados. Y no hubo una sola queja contra el accionar del Ejército. Ehh… usted mencionó la basura. Cuando ocurrió lo de la basura al final del 2015 y principios del ’16, bueno, lo único que se cosecharon fueron aplausos de la gente. Usted me pregunta ¿cuál es la reacción de la gente? Bueno, la gente sabe reconocer a una organización que disciplinadamente cumple una tarea que en definitiva es en beneficio de la gente. Yo lo dije en el discurso, pero lo digo en todo momento. Es una organización que un 31 de diciembre le dijo a sus soldados, a sus integrantes, “cancelen sus viajes al interior porque hay que recoger la basura de Montevideo”. Y no hubo ningún acto de indisciplina, ningún reclamo, ningún sí pero no, nada. Todo el mundo cumplió la orden y se hizo el trabajo de tal forma que repito, fue aplaudido por los propios vecinos de Montevideo.
  • ¿Eso contrasta con la imagen de hace cuarenta y cuatro años de éste mismo Ejército dando un golpe de Estado? Y no hablo de las personas, hablo de la Institución.
  • Yo… preferiría no hablar de lo ocurrido hace cuarenta y cuatro años, porque creo que son cosas distintas. Entre nosotros, sobre la Institución Ejército Nacional, hoy día no hay nadie que hace cuarenta y cuatro años integrara el Ejército Nacional. De los que hoy estamos en el Ejército Nacional, nadie, absolutamente nadie estuvo en el Ejército en aquélla época y la gran mayoría ni nacidos eran. Esa es la realidad. Nosotros somos un Ejército que hoy está con la mano tendida, abierta hacia la sociedad, buscando en todo momento dar una mano, poner nuestras capacidades a disposición de la población para solucionar problemas reales. A la gente de Bella Unión, de Salto, de Paysandú, en éstos días (pueden ir ustedes mañana mismo si quieren) no les importa un comino lo que pasó hace cuarenta y cuatro años. Les importa lo que están viviendo hoy, las necesidades que tienen hoy. Éste Ejército está hoy dándoles una mano y así lo reconocen.
  • ¿Pero usted lo ve como un error lo que pasó hace cuarenta y cuatro años?
  • Preferiría no hacer juicios. Mi posición es clara, lo he dicho en más de una ocasión, pero en éste momento prefiero no hablar porque por mi condición de militar en actividad hay muchas cosas que no las puedo decir y para no hablar a medias preferiría ése tema no tocarlo.
  • Lo puede contestar o no. ¿Hay que pedir perdón por algo del pasado del Ejército, institucionalmente hablando, usted que es el Jefe de la Fuerza?

  • Nosotros en reiteradas oportunidades hemos reconocido los errores del pasado. Los hemos reconocido. Lo reconoció el Tte. Gral. Medina en el ’86, o sea en seguidita de recuperada lla Democracia. El propio Comandante en Jefe del Ejército reconoció que se habían perdido los puntos de referencia. Lo dijo públicamente. Es decir, el reconocimiento de los errores del pasado, se ha dado varias veces.
  • Usted lo suscribe.

  • Y yo lo suscribo, claro.

  • O sea, fue un error, entonces…
  • Yo hablo de errores que se fueron cometiendo a lo largo del tiempo. Y bueno, indudablemente son cosas que uno hoy no puede justificarlas, pero estamos hablando cuarenta y cuatro años después.
  • A usted no le nace pedir perdón como Comandante de la Fuerza, por ésos errores.
  • YO CREO, YA LO HE DICHO. QUE SI HUBIERA ALGUIEN DISPUESTO A DAR EL PERDÓN EN SERIO Y CON ESO DAMOS VUELTA LA PÁGINA, YO ESTOY DISPUESTO A RECORRER CUALQUIER CAMINO.
  • USTED SE PARARÍA COMO COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCIRO Y DIRÍA: PERDÓN.

  • SI TENGO LA CERTEZA QUE CON ESO PONEMOS PUNTO FINAL AL TEMA, YO SÍ. POR SUPUESTO QUE SÍ.

  • ¿Por qué sugirió, habló, indujo (como le parezca más atinado calificar la conversación) que no se le hiciera un homenaje a Gregorio Álvarez en éstos días?

  • Este… el propio Centro Militar canceló el homenaje porque lo entendió inconveniente. Indudablemente que hubo un mal manejo del Centro Militar, de los medios de difusión. Hubo un mal manejo y bueno, ellos mismos entendieron que no era procedente, que no era conveniente. Y no lo hicieron.
  • ¿Lo invito a una pausa en el programa, le parece?

  • Cómo no.

  • Continuamos a partir de la misma aquí en QUIEN ES QUIEN con el TENIENTE GENERAL GUIDO MANINI RÍOS COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO, recordándole como siempre que nuestro programa tiene como día principal de emisión JUEVES 23:00 HORAS A TRAVÉS DE DIAMANTE FM 98.7 Y TNU. Pausa y continuamos en QUIEN ES QUIEN.

Continuamos en Q UIEN ES QUIEN a través de DIAMANTE FM 98.7 y TNU. Nos acompaña en éste día el COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO TENIENTE GENERAL GUIDO MANINI RÍOS.

Comandante, en Costa Rica, es una experiencia que se invoca varias veces, no hay Ejército. Lo que hay es una Guardia Nacional que trabaja en lo que es Seguridad Interior y Seguridad Exterior, pero no hay un Ejército formal como el que tenemos aquí en nuestro país. Muchas veces cuando se habla de reformar el Ejército se pone como ejemplo ése país diciendo: “para qué queremos un Ejército en Uruguay si por ejemplo, cuando midieron la capacidad de respuesta con Brasil, dijeron que si Brasil decidiera atacarnos, tendríamos trece minutos de resistencia y nos ganan después. Usted mismo el 18 de mayo en su discurso dijo que ante un ataque externo recurrimos a una potencia extranjera o preparamos a nuestras fuerzas. Usted aclaró que se inclina por capacitarlas y dotarlas mejor. ¿Qué sentido tiene entonces un Ejército y no una Guardia Nacional?

  • Bueno, tiene varias partes la pregunta suya.

  • Sé que le da para bastante, así que…

  • Primero que nada, no quiero hablar de Costa Rica. No quiero poner problemas y menos con mi amigo el Embajador de Costa Rica, que muchas veces saludo y converso con él. Ehh…no voy a hablar de Costa Rica. Sí me voy a referir a eso de los quince minutos de resistencia, etc.
  • Usted ha conocido ésa información.

  • Yo creo que si en la época de Artigas, hace exactamente dos siglos, hubiera un burócrata que midiera la capacidad de resistencia de las fuerzas artiguistas, habría concluido que Artigas no podía resistir más de cuarenta y ocho horas. Y Artigas resistió tres años y media la invasión portuguesa. El tema de resistir o no resistir no se puede medir en minutos, hay que medirlo en base a la voluntad de resistir que haya. Hay un concepto, que la política militar de Defensa aprobada en éste gobierno recurre a él, que es el de resistencia nacional, que creo que puede marcar una nueva visión de la Defensa Nacional. La Defensa Nacional no se hace exclusivamente en base a las Fuerzas Armadas, sino que la hace toda la población del país. Y ahí ésta política militar de Defensa que le asigna a las Fuerzas Armadas (hablo por el Ejército) la misión de preparar a la población nacional en ésa resistencia.
  • Acá no hay servicio militar obligatorio.

  • No, no hay.

  • ¿Y entonces?

  • Bueno, todo está en qué vocación tenemos nosotros de defendernos o no defendernos. ¿Tenemos veleidades de país independiente, queremos ser un país independiente? ¿Queremos defendernos o queremos estar inermes a lo que pase y que venga cualquiera? Y vuelvo a repetir, no hablo del Ejército brasilero, el Ejército de Estados Unidos o el Ejército de Argentina. Hablo de una organización que un buen día caliente los cascos y diga “vamos a devolver la plata de UPM porque me molesta”. O “vamos a ocupar tal cosa, el territorio uruguayo, porque precisamos ésas tierras”. Una organización menor. Si no hay una fuerza que al menos la disuada de hacerlo, todo puede pasar. Pero yo no quiero entrar en el tema de la discusión porque creo que es más bien político y no me corresponde a mí, Solamente quiero decir que en febrero del año 2010, o sea hace exactamente siete años, un poco más de siete años, se votó una ley por unanimidad, llamada Ley Marco de Defensa, Ley 18.650, en la cual no sólo nadie cuestionó la existencia de las Fuerzas Armadas, sino que aparte se le asignaron misiones claras a las Fuerzas Armadas. Y la votaron todos los Legisladores que estaban en ése momento en el Parlamento.
  • Usted, con éste concepto de Defensa involucra a la población. Sin la población un país no puede defenderse.

  • Ah, yo creo que es fundamental la actitud de la población.

  • ¿Instauraría en algún momento el servicio militar obligatorio en Uruguay?
  • Bueno, no, no, no puedo decir, verdad. En mi fuero íntimo yo tengo mis convicciones, pero…

  • Usted en su fuero íntimo dice que sí, por lo que veo…

  • Puede ser, pero yo no lo puedo decir, ni sugerir ni anunciar siquiera.

  • Sí habría que apostar a las personas para que estén preparadas para esto, más allá de que sea o no un servicio militar obligatorio.
  • Yo creo que sí, es un gran desafío que tiene todo el país: tomar conciencia de la necesidad de la participación de todo el mundo en una eventual Defensa Nacional.
  • Eso ¿está lejos, es posible, está cerca?

  • Bueno, está dispuesto en la normativa que nos rige hoy. Creo que está lejos, pero realmente no por eso no hay que dejar de transitar el camino necesario.
  • Entonces, volviendo al comienzo de la pregunta, no es un tema de nombres llamarle Ejército o Guardia Nacional, a nivel de éste tipo de cometidos?
  • No, la Guardia Nacional tiene misiones específicas que se refieren más bien al crimen organizado. Por su parte los ejércitos tienen misiones que se refieren a la Defensa de la Soberanía, recursos naturales, fronteras… A veces tienen otro tipo de misión. Y los nombres pueden ser engañosos. A veces hay Guardias Nacionales que están mejor equipadas y son más caras que el Ejército. No conozco la realidad de esos países que nombra pero capaz que ésa Guardia Nacional cuesta más cara que el Ejército acá.
  • ¿Le falta o le sobran efectivos para cumplir su misión?

  • El Ejército Nacional hoy tiene un poquito más de la mitad de efectivos de lo que tenía hace treinta años. Y tiene muchas más misiones de las que tenía hace treinta años, entre ellas las más notorias son las Misiones de Paz, que hace treinta años no existían. Pero hay muchas más: siete cárceles distintas (hacemos el perímetro, custodia de los perímetros ) y otras misiones más. Estamos mucho más exigidos en horarios. Nuestra gente, nuestros soldados, para cumplir los horarios, hacen en promedio más de sesenta horas semanales. Es decir, yo creo que estamos en cuanto a efectivos en un mínimo crítico.
  • Para hacerlo sencillo. Las personas trabajan normalmente cuarenta horas en nuestro país. Usted dice que en el Ejército el promedio son sesenta horas.

  • Más de sesenta horas.

  • Y ahí no hay horas extras, obviamente.

  • No, por supuesto que no.

  • Si nosotros redujéramos en algo los efectivos del Ejército y mantenemos las Misiones, lógico es suponer que hay que aumentarles la carga horaria. Si no, no se puede cumplir con la misma gente la misma misión. Se puede sacar alguna misión y eso, bueno, sería otra historia. Pero en éste momento, con las misiones que nosotros cumplimos, la gente que tenemos yo creo que la tenemos muy exigida, está en el límite. Eso es lo lógico.
  • O sea que si podría presupuestarlo, reforma de la Caja Militar mediante o por la vía que fuere se le reduce la cantidad de efectivos al Ejército. Y el Ejército no cumple con sus Misiones.
  • Y… necesariamente, algunas misiones no tan esenciales, habría que sacárselas.
  • Finalmente, usted tiene una propuesta de parte del Ejército, que la hizo pública, ya ha trascendido, que es dar formación militar a los Ni Ni Esto son los jóvenes que ni estudian ni trabajan. ¿La sigue manteniendo en pie? ¿Por qué no se llevó a cabo? ¿Por qué ninguno de éstos jóvenes terminó teniendo formación militar?
  • Bueno, el término Ni Ni yo nunca lo usé. Yo hablé de que a jóvenes que no tenían oportunidad en la vida, darles una oportunidad.
  • Opor4tunidad de estudio y trabajo.

  • Ahí está, eso mismo. La Prensa en su momento usó el término Ni Ni, pero de mi boca no salió nombre alguno. El Ejército está muy preocupado, por su vocación artiguista, de colaborar con los más frágiles, los más necesitados. Está muy preocupado con ésas situaciones extremas. Es innumerable la cantidad de gente que ha pasado por mi despacho a pedirme que le de una mano, porque tiene el hijo adicto, a ver qué puedo hacer… Tragedias humanas que ocurren en todo el país. Yo diría que en todas las ciudades del interior también está ocurriendo. Entonces el Ejército dice: ¿qué podemos hacer para dar una mano? Justo coincide que el año pasado el Sr. Presidente convocó a un Diálogo Social en el cual, ya en la proclamación, uno de los ejes temáticos era La Convivencia Ciudadana. Y se llamaba a las organizaciones a presentar propuestas. Bueno, el Ejército elaboró una propuesta para dar una mano. El Ejército tiene la capacidad, digamos. Tiene locales, tiene cuarteles, tiene gente. Lo que nosotros propusimos no está muy lejos de lo que hacemos todos los días. A nuestros cuarteles ingresa gente de los sectores más carenciados del país y nosotros ahí les enseñamos un montón de cosas. Desde Educación Cívica podría llamarse, hasta introducción en oficios. Hasta hábitos de deporte. Cuando yo hablo de hábitos de higiene no hablo de bañarse, como por ahí alguno lo interpretó. Yo dije “higiene”, que para los militares es la higiene bucal, la higiene sexual. Es un tema muy abarcativo, todas ésas cosas. Aparte a los soldados les damos armamento y tiro y el tema del empleo militar. Todas ésas cosas, dejando de lado la parte de armamento y tiro, nosotros se la podríamos dar a una porción de la ciudadanía que…
  • ¿Usted confía que se rehabiliten éstas personas o ellos tienen un proyecto para…?
  • No, no, no. No puedo arriesgar a decir que se van a rehabilitar. Pero sí puedo decir que van a tener una herramienta más, una posibilidad más, si le podemos inculcar ciertos hábitos, los podemos introducir en un oficio. Por ejemplo, nosotros ofrecimos una quincena de oficios distintos. Albañilería, Carpintería, Herrería, etc. Un montón de oficios. Podemos asimismo darles una disciplina en cuanto a hábitos, horarios. Uniformarlos… prepararlos en un tema, porque ése era el quid de la cosa en el momento de la propuesta.. Nos dijimos: ¿qué pasa si un día las catástrofes climáticas son tales que sobrepasa las posibilidades de las Fuerzas Armadas? Precisamos Voluntarios de Protección Civil que le den una mano a las Fuerzas Armadas. Entonces, una parte del temario de la instrucción que iban a recibir éstos muchachos era en principio sobre Protección Civil. Organizarse, tener cierta disciplina para actuar colaborando con las fuerzas, sea Ejército, Policía, Bomberos. Lo que sea, para solucionar ésa emergencia. Nosotros hicimos la propuesta en octubre del año pasado en la Torre de ANTEL. Fue un Señor General con un par de Oficiales Superiores, a dar la exposición. Se presentó y fue aplaudida. Y bueno, nueve meses después estamos esperando una respuesta a ésa propuesta, Ésa propuesta requiere por supuesto, algún recurso.
  • O sea, hoy la vuelve a hacer usted a la propuesta. Sigue totalmente en pie, julio de 2017.

  • Fue hecha y sigue en pie.

  • Y hoy la ratifica.

  • Por supuesto. Requiere algún recurso. Hay que darle de comer a la gente, hay que vestirlos, hay que llevarlos a algún lado donde se dan los oficios, etcétera. O sea, algún gasto hay que hacer, requiere recursos. Son mínimos, recursos mínimos los que estamos pidiendo. Pero se planteó con la mejor voluntad. La oferta sigue siempre en pie aunque hasta hoy no hemos tenido respuestas ni por sí ni por no. No ha habido respuesta, entiendo que está a estudio.
  • ¿Cuántos jóvenes abarcaría usted con ésta propuesta?

  • Nosotros habíamos hablado de entre setecientos y ochocientos por períodos. Cada período sería unos nueve meses. Esa era la propuesta, pero por supuesto que como toda propuesta puede ser modificada y mejorada. Aparte era fundamental en la propuesta la participación de otros sectores del Estado. MIDES primero que nada, Ministerio de Salud Pública, la UTU… Varios organismos del Estado que tienen que dar una mano para que la propuesta realmente tenga éxito.
  • Lo que no nos queda es más tiempo. Así que a cuenta de más, gracias COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO GUIDO MANINI RÍOS por haber estado en QUIEN ES QUIEN.
  • Gracias a ustedes y a las órdenes como siempre.

  • Gracias también a usted por acompañarnos en un programa más. Le recordamos como siempre que QUIEN ES QUIEN se repite los días VIERNES 10:00 DE LA MAÑANA EN DIAMANTE FM 98.7

Dios mediante entonces nos encontramos entonces en un próximo QUIEN ES QUIEN.

GUSTAVO VANESKAHIÁN quien le habla le saluda, le recuerda que esto, ya es historia.-